Carta abierta al jefe de Gobierno de la Ciudad

Escribe Susana Rinaldi *

Carta abierta al jefe de Gobierno de la Ciudad

Ingeniero Mauricio Macri

Con la obligada consideración:

Habiendo esperado en vano su respuesta a alguno de los partes enviados el año anterior, y próximos al inicio de las deliberaciones del año en curso, me permito insistir, por la misma vía, sobre los temas que son de mi incumbencia (supongo también de la suya) y me causan gran preocupación.

Los medios de comunicación del mundo entero se encargan de informarnos diariamente, desde diferentes estilos e intereses, sobre realidades que aquejan a sociedades como la nuestra. Sin hacer a un lado aquellas convicciones que acompañan los años vividos, ese ping pong de miradas engrandece la polémica interna y equilibra la comprensión que tanta problemática nos demanda a veces.

Es así que, por ejemplo, me detengo a observar que, mientras en las ciudades más importantes del mundo la identidad se afianza a través de sus espacios emblemáticos, de este lado del Río de la Plata las decisiones urbanísticas parecieran surgir de algún ajedrez maligno, que en cada movida ataca un símbolo, un derecho o, aunque más no sea, algún pedacito de memoria. ¿Qué le hace una mancha más al tigre, ¿no?

Tomemos como ejemplo las baldosas de la calle Florida. Ya no sólo es el olor a basura lo que la hace difícil de transitar, sino que, en una obra inconsulta y completamente incómoda para los transeúntes, su gobierno decidió cambiar el piso de “la susodicha”, y de paso se llevó puesto el estilo estético tradicional de una calle histórica que contiene además, a varios edificios catalogados patrimonialmente. ¡Qué tal!

No soy capaz de imaginar una situación semejante en otras ciudades de América como la Antigua Guatemala o Cartagena de Indias. Menos que menos aún la Quinta Avenida de Nueva York o la de los Campos Elíseos de París, arterias con las que nuestra famosa peatonal ha sido comparadas en otros tiempos.

No es cuestionable que la ciudad avance. Molesta sí que a la par lo haga demoliendo patrimonio. Y a pesar del freno civilizado como el que le pusieron algunos funcionarios judiciales comprometidos con el patrimonio en resguardo de los vagones de la Línea A de subterráneos. Hasta el momento, el ejecutivo porteño no nos ha respondido adónde se encuentran los vagones catalogados por la ley 2796/8 y cuál fue la resolución adoptada en cuanto a la debida preservación de los mismos. Esperemos no enterarnos antes por Mercadolibre, como ocurrió en el caso de los radiadores floreados del Teatro Colón.

Eso sí: la basura sigue majestuosa taladrando nuestro olfato con tenacidad impiadosa.

Una vez más me dirijo al señor Jefe de Gobierno solicitando a través de estas líneas su atención. No es nada personal lo que me lleva a ello. Simplemente hacerle presente a Ud. la capacidad de asombro que no decae frente a un jefe de Gobierno que provoca permanentemente su descrédito y que, sin embargo, insiste. Los espacios de bienes comunes a su cargo de Educación, Salud, Patrimonio y tesoros ambientales son una prueba de lo que menciono.

Ahora bien: ¿es por obra y gracia divina que a Buenos Aires le toca jugar casi siempre con la ficha equivocada? Comprobamos que no. Hay quienes se encargan de “aconsejar” al soberano (que naturalmente no es el pueblo) sobre todo aquello que —no importa el tema— convendría modificar o borrar del mapa. Mas leyendo o escuchando en distintos medios a gente de su equipo de funcionarios, me pregunto si no estará Ud. mal asesorado. ¿Analizó esta posibilidad? Fíjese Ud., en relación a la tala de árboles en la 9 de julio su ministro de Ambiente y Espacio Público reconoce no saber siquiera la cantidad de especies que se removerán. Por su parte, el subsecretario de Tránsito y Transporte —y responsable de la obra— se refirió a las modificaciones que afectan a la Plaza de la República (núcleo de nuestro Buenos Aires querido, y que perderá un total de once metros) para confirmar que “el diseño final no está terminado”.

Así es, no está a salvo ni el Obelisco. Y ni siquiera sus votantes. En la comuna 2, Recoleta, donde Ud. ganó por más del 70%, los vecinos acaban ganar la batalla por la infortunada ubicación de la estación de subte, que arrasaba con su tradicional espacio verde. Pero están a punto de experimentar una pesadilla peor: el TC 2000 utilizará como pista las avenidas Del Libertador y Figueroa Alcorta, desde Tagle hasta Ayacucho. Por allí circularán 28 corredores de turismo de competición, a 230 km. por hora en un circuito peligroso para las personas, los edificios y los parques. Sin embargo, el jefe de gabinete porteño, inefable Horacio Rodríguez Larreta, definió al evento como “una fiesta única del deporte que pueden disfrutar desde los más fierreros hasta los que no sabemos mucho de automovilismo, pero que disfrutamos del espectáculo”. Yo me pregunto: para qué las naciones gastan su dinero en plataformas apropiadas para las carreras de autos, si siempre habrá algún desaprensivo frente al patrimonio que ejercite estas soluciones de momento. Tal vez algún asesor debería recordarle al jefe de Gobierno que Buenos Aires cuenta con un autódromo, que no está en el mejor de los estados, aunque con el dinero que se gasta en esta carrera se podría poner en condiciones.

Además, hubiera sido positivo consultar con los vecinos antes de firmar un contrato como el realizado con la empresa organizadora del “espectáculo”, que le permite seguir realizando la carrera en esta “pista” por varios años más. Lo cual no es sólo una cuestión de cortesía sino su obligación, ya que la carrera requiere audiencia pública por llevarse a cabo en una zona catalogada como Área de Protección Histórica.

Sin embargo, la basura (que, si continúa, terminará formando parte de nuestro patrimonio) sigue menospreciando al peatón cotidiano que sufre su desprecio y desconsideración. Temo aburrirlo, como es su costumbre. Entonces, para finalizar —por ahora—, permítame arrancarle una penúltima reflexión: gobernar no es sólo justificar a los muchos votantes que han creído en su capacidad para tal fin. También suele ser una oportunidad de mejorar la vida de aquellos que, quizás inocentemente, han confiado en su buena fe para con la ciudadanía toda de Buenos Aires.

Lo saludo hasta mi imposible aburrimiento. 

* Legisladora porteña


Agenda
MAYO 6 / FERIA DEL LIBRO

Es La Vanguardia que vuelve

La histórica editorial organiza una presentación de sus nuevos títulos, con la participación de los autores.

Ver nota completa

Ver todos

Búsqueda


Noticias
ISABEL ALLENDE CELEBRÓ UN HECHO HISTÓRICO

"Hoy pusimos fin al lucro en nuestra educación"

Multitudinarias manifestaciones juveniles reclamaban estos cambios.

La presidenta del Senado de Chile destacó la importancia de los cambios aprobados, por los que se regula la admisión, se elimina el financiamiento compartido y se prohíbe el lucro en establecimientos educacionales con fondos del Estado.

Ver nota completa

EVO MORALES COMENZÓ UN NUEVO MANDATO

Hoy “no mandan los gringos, sino los indios”

Hoy “no mandan los gringos, sino los indios”
Falta completar el cambio y profundizar algunas políticas, dijo Morales.

El presidente de Bolivia se comprometió a reducir la pobreza a un dígito en los próximos cinco años. Y destacó la lucha del pueblo, que dejó atrás un estado “colonial, mendigo limosnero” para contar con un país digno.

Ver nota completa

CONCURRIDO ACTO EN LA FERIA DEL LIBRO

Editora La Vanguardia celebró su relanzamiento

Editora La Vanguardia celebró su relanzamiento
Oscar González habla en la presentación de su libro

Con la presencia de autores, colaboradores, compañeros y amigos, la legendaria editorial socialista dio a conocer sus nuevos títulos.

Ver nota completa

Ver todos

Newsletter

Carta abierta al jefe de Gobierno de la Ciudad


La Vanguardia Web - Hipólito Yrigoyen 1516 - Piso 5º "O" - CP 1089 - Ciudad Autónoma de Buenos - Argentina
   www.lavanguardiaweb.com

Posicionamiento en Buscadores - eMarketingPro | Diseño Web - NetOne