PALACIOS, EL CHE Y EL SOCIALISMO ARGENTINO

Tiempos de cambio y solidaridad

El entorno familiar, donde confluían las tradiciones más importantes de la izquierda argentina, influyó fuertemente en la formación de Guevara. La revolución cubana recibió un fuerte respaldo del histórico dirigente socialista.

Tiempos de cambio y solidaridad
La visita de Palacios a Cuba, tras el triunfo revolucionario, tuvo fuerte repercusión política.

 

Los historiadores coinciden en que Ernesto Che Guevara recibió una fuerte influencia política de sus padres y de su entorno familiar, un ámbito en que confluían las dos tradiciones más importantes de la izquierda argentina: la comunista y la socialista. La comunista derivaba de la influencia que tenía su tío Cayetano Córdova Iturburu, destacado intelectual del Partido Comunista argentino, enviado por el diario Crítica como corresponsal durante la guerra civil española. Sus crónicas habían marcado al aún niño Ernesto, que vivía esos acontecimientos con gran pasión. Luego, la influencia de su amiga Tita Infante lo acercará al mundo político de la Fede y a ser un simpatizante del Movimiento de Orientación Reformista en la Facultad de Medicina.

Sus padres provenían de las clases altas de la sociedad argentina. A pesar de ello, su padre, Ernesto Guevara Lynch, simpatizó desde muy joven con los ideales socialistas, según él mismo cuenta: “Mi primer voto en el año 1918 lo di al partido Socialista y al doctor Alfredo Palacios. Sin estar afiliado a ese partido, voté siempre por ellos hasta el año 1962, en que lo hice por última vez, haciéndolo también por los socialistas con el doctor Alfredo Palacios al frente”.

Esa clara definición por los ideales de Alfredo Palacios y los acontecimientos internacionales marcados por la revolución rusa y posteriormente por la guerra civil española fueron politizando a una familia que de conjunto asumió las ideas del socialismo. Su propia mujer, Celia de la Serna, que provenía de una formación conservadora y católica, fue trasformando su pensamiento, para convertirse en una activa militante.

“Mi formación desde niño fue socialista y no pretendí presionar a mi mujer, pero ella, poco a poco, se fue colocando en el carril de esta nueva manera de ver el mundo, y en muy poco tiempo me dejó atrás. Impetuosa y avasalladora, no tomaba las cosas a medias y cuando se enrolaba en una causa no cejaba en la lucha. Nos entendíamos, y juntos nos defendíamos de los ataques de la gente de nuestra clase social, para las cuales ahora nosotros nos habíamos convertido en los ‘diablos rojos comunistas’. Sobre mí cargaban la responsabilidad de haber sacado del seno de la iglesia Católica a esta criatura para convertirla en una descreída socialista”, continúa Guevara Lynch. Y apunta: “Yo estaba marcado de antemano y a Celia la marcaron después. Mientras tanto sus parientes hicieron lo posible por atraer de nuevo a la ‘ovejita’ a su grey, pero la ovejita saltó la valla y se les convirtió, con el tiempo, en una decidida dirigente social, que junto a mí tuvo una decisiva influencia en la educación del que más adelante sería el Che Guevara.”

En 1957, se instalaron en la Argentina varios exiliados cubanos. Algunos eran intelectuales vinculados al Partido Ortodoxo, mientras que el grupo más comprometido con la guerrilla funda el Movimiento 26 de julio. Los comités del movimiento se habían formado en otros lugares del continente, especialmente en los Estados Unidos. En Buenos Aires, la delegación funcionaba en el despacho del padre del Che y las reuniones más grandes se realizaban en el Centro Orensano, que también era refugio de los nacionalistas gallegos que seguían luchando contra la dictadura franquista.

El Comité tenía como principales animadores a los exiliados cubanos Santiago Riera y Disys Guira, y contaba con el apoyo de Guevara Lynch, del periodista argentino Jorge Masetti, que había entrevistado al Che en Sierra Maestra; de Abel Alexis Latendorf y Juan Carlos Coral, del Partido Socialista Argentino (PSA), e inclusive de Alfredo Palacios.

El 1 de enero de 1959, enterados de la huida del dictador Fulgencio Batista, el comité convoca a concentrarse en la puerta de Crítica. Luego, centenares de personas se dirigen en manifestación hasta la Embajada Cubana.

Unos días después de la victoria revolucionaria, Palacios le envía un mensaje al Comandante Fidel Castro, en el que le dice: “Entra usted en la historia de América con sus pasos resonantes, como libertador del noble y generoso pueblo de Cuba. Los argentinos hemos seguido con ansiedad y admiración la hazaña de un hombre de 30 años, que después de duro batallar baja de la montaña, amiga de los hombres libres, y derriba al tirano. Todas las naciones del continente aplauden al héroe de leyenda, que ahora deberá ayudar a los hermanos que se debaten trágicamente contra tiranuelos despreciables. Llega usted al poder con todos los prestigios del heroísmo y de la fama. Es usted glorioso. Desprecie la adulación de los cortesanos y póngase del lado de los trabajadores víctimas de la injusticia social. Es este mi mensaje, el mensaje de un hombre que lucha por la libertad”.

Con el triunfo de la revolución, se organizan comisiones de solidaridad en varios países latinoamericanos. En Buenos Aires, editan el periódico Cuba Revolucionaria, que aparece en abril de 1960, con el objetivo de intensificar la relación entre ambos pueblos.

Cuando se convoca al Primer Encuentro Latinoamericano de Solidaridad con Cuba, a realizarse en La Habana, una delegación del Movimiento 26 de Julio viaja a la Argentina y otros países de Suramérica para divulgar la iniciativa. Por su intermedio, el presidente Osvaldo Dorticós invitó a concurrir a ese encuentro a Risieri Frondizi, por entonces rector de la Universidad de Buenos Aires, a Alfredo Palacios y al democristiano Lucas Ayarragaray.

La visita de Palacios tuvo importante repercusión. El gobierno cubano le dispensó un tratamiento de figura internacional, Ernesto Guevara mantuvo varios encuentros con él en presencia del propio Fidel Castro y la prensa dedicó gran espacio a su presencia. En 1959, la madre del Che había comenzado una intensa campaña de solidaridad con la revolución cubana. En 1961, a su regreso de Cuba, publicó en La Vanguardia una serie de artículos sobre Cuba, en los que analizaba los resultados de la revolución triunfante en lo económico, político y social.

Las estrechas relaciones del PSA con la revolución se profundizaron con la participación del partido en la histórica reunión de la Organización Latinoamericana de Solidaridad (OLAS), que se celebró en La Habana para organizar una nueva internacional insurreccional en América latina. El delegado del PSA en aquella oportunidad fue el ex diputado nacional Juan Carlos Coral y la delegación argentina estuvo presidida por el peronista revolucionario John William Cooke.

Lois Pérez Leira


Agenda
MAYO 6 / FERIA DEL LIBRO

Es La Vanguardia que vuelve

La histórica editorial organiza una presentación de sus nuevos títulos, con la participación de los autores.

Ver nota completa

Ver todos

Búsqueda


Noticias
ISABEL ALLENDE CELEBRÓ UN HECHO HISTÓRICO

"Hoy pusimos fin al lucro en nuestra educación"

Multitudinarias manifestaciones juveniles reclamaban estos cambios.

La presidenta del Senado de Chile destacó la importancia de los cambios aprobados, por los que se regula la admisión, se elimina el financiamiento compartido y se prohíbe el lucro en establecimientos educacionales con fondos del Estado.

Ver nota completa

EVO MORALES COMENZÓ UN NUEVO MANDATO

Hoy “no mandan los gringos, sino los indios”

Hoy “no mandan los gringos, sino los indios”
Falta completar el cambio y profundizar algunas políticas, dijo Morales.

El presidente de Bolivia se comprometió a reducir la pobreza a un dígito en los próximos cinco años. Y destacó la lucha del pueblo, que dejó atrás un estado “colonial, mendigo limosnero” para contar con un país digno.

Ver nota completa

LA MARCHA POR #NIUNAMENOS

“América Latina es toda feminista”

“América Latina es toda feminista”
El discurso de los medios estuvo en el centro de los cuestionamientos.

Convocadas para repudiar el femicidio y la violencia machista, unas 150.000 personas se dieron cita en la plaza del Congreso. Entre el fervor de las militantes y los cambios que traen las nuevas generaciones.

Ver nota completa

Ver todos

Newsletter

Tiempos de cambio y solidaridad


La Vanguardia Web - Hipólito Yrigoyen 1516 - Piso 5º "O" - CP 1089 - Ciudad Autónoma de Buenos - Argentina
   www.lavanguardiaweb.com

Posicionamiento en Buscadores - eMarketingPro | Diseño Web - NetOne