MARCELO FRONDIZI, SECRETARIO ADJUNTO DE LA CTA

“Estamos recuperando nuestras banderas históricas”

Estamos recuperando nuestras banderas históricas

Marcelo Nono Frondizi tiene una larga y reconocida trayectoria de militancia política y gremial. Actualmente, es secretario general adjunto de la Central de Trabajadores de la Argentina y secretario general de la Junta Interna de Talleres Protegidos del Borda.

¿Cómo interpreta el proceso político y social de los últimos años?

–Como CTA, adoptamos una mirada que nace de una profunda comprensión de la rebelión popular de 2001, cuando se pusieron en cuestión las políticas neoliberales y se perdió el miedo social que venía de la dictadura, pasando por el fracaso del alfonsinismo, el menemismo y el derrumbe del gobierno de la Alianza. Marcó un punto de alerta y la irrupción de un colectivo social con un emergente muy importante, la juventud. Ése fue el punto de arranque, que tres años después desemboca en la asunción de Néstor Kirchner, donde se conjugan un determinado marco social con las profundas convicciones del nuevo presidente.

Parecía que el de Kirchner iba a ser uno de los tantos gobiernos débiles que tuvo la Argentina. ¿Ustedes lo percibieron de otra manera?

–Había dos formas de caracterizar ese momento inicial. En primer lugar, hubo una definición trascendental de Kirchner “Yo no voy a dejar mis convicciones en la puerta de la Casa Rosada”. Y ese fue un punto de inflexión. Algunos hablan de anomalía, cosa que no comparto, porque en el peronismo hay una cosa histórica que son los anticuerpos, y eso permitió que se planteara que había que levantar nuevos mástiles para nuestras históricas banderas, las de una nación justa, libre y soberana. Y se hizo sintetizando un proceso de luchas que atravesó la resistencia al menemismo en los 90 y los años posteriores hasta 2001, cuando empieza a cambiar la historia en el marco de crisis. Y luego Kirchner empalma con los reclamos más profundos de la sociedad al proponerse recuperar la política como herramienta de cambio. Fue el aporte más importante desde el punto de vista simbólico, de conciencia, de convicción. Había que empezar a reconstruir desde las bases un país que estaba profundamente en crisis y diezmado por las consecuencias de las políticas neoliberales, la desocupación, la indigencia, la pobreza, la desindustrialización. Cuando se empieza a recuperar viejas banderas, como las convenciones colectivas de trabajo, la reestatización de empresas públicas y de los fondos previsionales, las leyes que crean nuevos derechos, la instauración de los derechos humanos como política de Estado, el latinoamericanismo, la carga simbólica del gesto de bajar el retrato de Videla, volvimos a sentir que teníamos una nueva oportunidad, que éramos reconocidos junto a tantos compañeros que ya no están. Es que durante muchos años fuimos implicados en ese discurso de la derrota, de una derrota de la que, nos decían, no se salía nunca más.

–¿Esa oportunidad consistía también en valorizar el pasado mediante las políticas del presente?

–Claro. Muchos de nosotros y nuestras organizaciones sindicales veníamos debatiendo sobre lo que nos había atravesado, pero no resignábamos la convicción de que era necesario abrir cauces a la recuperación crítica de nuestra experiencia, porque no fuimos perseguidos por nuestros errores sino por nuestras virtudes. Frente al derrotismo de algunos ámbitos seudoprogresistas, veíamos, independientemente de nuestras identidades políticas, que era necesario recuperar lo que se consideraba viejo, que es la vocación de transformar la realidad. Lo que, al mismo tiempo, implicaba recuperar aquel esfuerzo que costó vidas, cárceles, destierros. Por eso, el impacto tremendo del gesto presidencial de pedir perdón desde el Estado, una reparación simbólica que creo que tiene que ver con todo el proceso de resistencia de 2001, cuando irrumpieron miles de jóvenes, una generación que no había vivido lo que vivimos nosotros, pero que también quería una democracia distinta. No soy de los que creen que los líderes aparecen un buen día como aves perdidas; son emergentes de determinados marcos sociales.

Tienen que ver con el movimiento.

–Claro, con la energía social, la movilización, la lucha popular. Entonces, como CTA, comprendimos eso y apoyamos las políticas que implicaban el rescate de banderas históricas y nuevos derechos y conquistas. Eso no tiene nada que ver con renunciar a nuestra autonomía como organización de los trabajadores; pero ser autónomos no es igual a ser neutrales. No hay neutralidad posible, por ejemplo, ante la decisión de vincularnos como nación con la familia de la Patria Grande, con Fidel, con Chávez, con Evo, con Correa, con Dilma, con Mujica, con Nicaragua, con El Salvador, sabiendo que todos esos procesos no son iguales, que son contradictorios, y que, por supuesto, algunos nos gustan más que otros.

Volviendo a la debatida cuestión de la autonomía del movimiento obrero, ¿cómo se manifiesta en concreto?

–La CTA apoya todas las banderas que son nuestras, las de los trabajadores y el pueblo, pero también plantea terminar con la precarización laboral, democratizar los sindicatos con un código sindical nuevo, que garantice la participación de las mayorías y las minorías, que se controle los fondos de los sindicatos, que haya representación proporcional en las conducciones y se aborden todos los problemas que atraviesan a la sociedad y a los laburantes en términos democráticos. Ahí hay un compromiso firme. Por eso, miramos críticamente la nueva ley de ART, porque no se trata de cambiar dinero por salud sino de avanzar en la discusión sobre la prevención y salir de esta idea de la siniestralidad. Igualmente respecto de impuesto a las ganancias, donde decimos que hay que apuntar al impuesto a las personas físicas y no a las empresas, porque las empresas lo que hacen es socializar el impuesto para que lo paguemos nosotros con los precios, con los salarios, con las condiciones de trabajo. Pero esta mirada crítica no nos hace cambiar la caracterización central de hacia dónde vamos. Yo recupero que la Presidenta haya dicho que no va a estar tranquila hasta que no haya más pobres en la Argentina. Ese es un mensaje importante. Ahora, desde el punto de vista de los trabajadores, se trata de conjugar la comprensión de los procesos populares de la Argentina y América Latina y el apoyo a todo lo que hemos reivindicado históricamente con el desarrollo del pensamiento crítico sobre cuáles son los caminos más adecuados para profundizar este proceso y conquistar más democracia y una mejor distribución de la riqueza.

D.C.


Agenda
MAYO 6 / FERIA DEL LIBRO

Es La Vanguardia que vuelve

La histórica editorial organiza una presentación de sus nuevos títulos, con la participación de los autores.

Ver nota completa

Ver todos

Búsqueda


Noticias
FUE INAUGURADO EL MONUMENTO A JUAN B. JUSTO

Un reconocimiento histórico

Un reconocimiento histórico
Justo desarrolló una intensa acción política y cooperativa.

Con presencia de militantes socialistas, legisladores, dirigentes políticos, sociales, sindicales y cooperativistas, fue inaugurado en la Ciudad de Buenos Aires el monumento que recuerda al fundador de La Vanguardia, el Partido Socialista y El Hogar Obrero.

Ver nota completa

LA MARCHA POR #NIUNAMENOS

“América Latina es toda feminista”

“América Latina es toda feminista”
El discurso de los medios estuvo en el centro de los cuestionamientos.

Convocadas para repudiar el femicidio y la violencia machista, unas 150.000 personas se dieron cita en la plaza del Congreso. Entre el fervor de las militantes y los cambios que traen las nuevas generaciones.

Ver nota completa

EVO MORALES COMENZÓ UN NUEVO MANDATO

Hoy “no mandan los gringos, sino los indios”

Hoy “no mandan los gringos, sino los indios”
Falta completar el cambio y profundizar algunas políticas, dijo Morales.

El presidente de Bolivia se comprometió a reducir la pobreza a un dígito en los próximos cinco años. Y destacó la lucha del pueblo, que dejó atrás un estado “colonial, mendigo limosnero” para contar con un país digno.

Ver nota completa

Ver todos

Newsletter

Estamos recuperando nuestras banderas históricas


La Vanguardia Web - Hipólito Yrigoyen 1516 - Piso 5º "O" - CP 1089 - Ciudad Autónoma de Buenos - Argentina
   www.lavanguardiaweb.com

Posicionamiento en Buscadores - eMarketingPro | Diseño Web - NetOne