DESAFÍOS QUE PLANTEAN LAS ELECCIONES BOLIVIANAS

Tiempo de consolidar hegemonía

Aunque las encuestas le otorgan amplia ventaja, este octubre representa una oportunidad para avanzar en las principales ciudades, conquistar a sectores medios, incorporar al Oriente y fortalecer el rumbo de la economía.

Tiempo de consolidar hegemonía
La hegemonía del proceso de cambio boliviano fue construida en la pasada década por los movimientos y organizaciones sociales.

 

Para entender las elecciones nacionales de Bolivia en este 2014, es necesario revisar rápidamente —y estadísticamente— la evolución electoral del país en los pasados 30 años.

En 1980, se registraron las primeras elecciones democráticas luego de un largo período dictatorial. Las tres principales fuerzas electorales del país concentraban 75,7% de la votación. La coalición de izquierda UDP (Unión Democrática y Popular) obtenía 38,8%. El centro derechista MNR (Movimiento Nacionalista Revolucionario) lograba 20,2% y la derechista ADN (Acción Democrática Nacionalista) alcanzaba 16,9%.

En 1985, los primeros tres partidos concentraban 72,8%. ADN lograba 32,8%, el MNR, 30,2% y el MIR (Movimiento de la Izquierda Revolucionaria), 10,2%. Se daba inicio al ciclo neoliberal que, políticamente, se tradujo en la etapa de la “Democracia Pactada”, que no sufrió variaciones mayores durante los siguientes tres comicios nacionales, aunque con las posteriores y momentáneas incorporaciones de otros partidos con un tinte más popular.

Entre tres y cinco partidos llegaron a concentrar entre 70% y 90%. En 1989, 73%; en 1993, 70% y en 1997, 89%.

Es en 2002 que este sistema, tanto político como cultural y económico, implosiona. Ese año, la opción neoliberal y conservadora llega a acumular sólo el 65,5% mientras que dos nuevos partidos logran sorpresivamente acumular 27%. Estos partidos representaban una verdadera ruptura con el monopolio discursivo que imperaba en el país. El indigenista MIP (Movimiento Indígena Pachakuti) logra 6,1% y el izquierdista y popular MAS (Movimiento al Socialismo) alcanzaba 21%. A partir de ahí, las siguientes elecciones mostraron un MAS en permanente ascenso.

En 2005, el MAS obtiene 53,8% y en 2009, 64%, además de vencer ampliamente en un referéndum revocatorio, uno constituyente y otras elecciones locales.

De esta rápida revisión “estadística”, quedan tres datos evidentes. Una rápida ruptura del bloque de poder dominante hasta 2002, la concentración, casi inédita, de la opción nacional popular en un solo partido —en clave de democracia electoral— y la tendencia ascendente de este proyecto.

Pero este dato cuantitativo oculta una verdad mucho más profunda y estructural. La de la construcción de una nueva hegemonía simbólica y discursiva con cada vez mayor aceptación entre la ciudadanía boliviana.

Las últimas encuestas realizadas en Bolivia muestran, a casi exactamente un mes de las elecciones y a días de la inauguración oficial de las campañas mediáticas, un presidente Evo Morales, candidato del MAS, con una intención de voto de entre 51% y 60% y una oposición que en su conjunto —otros cuatro candidatos presidenciales— no llega a sumar sino 30%. En cualquier caso, queda descartada la posibilidad de una segunda vuelta y se observan tanto concentración en el sector nacional-popular de izquierda como fragmentación y reducción permanente en el sector conservador de derecha.

Pero entonces ¿qué está entonces en juego en estas elecciones, dado que hay una victoria cantada de Evo Morales? ¿Para qué servirá el ejercicio del voto ciudadano? ¿Es esta coyuntura saludable para la democracia boliviana?

En el centro de las posibles respuestas a estas preguntas, se encuentra la hegemonía, idea tan vilipendiada como apetecida en el mundo político.

La hegemonía, tanto discursiva como simbólica e ideológica, del proceso de cambio boliviano fue construida lentamente en la pasada década por los movimientos y organizaciones sociales, y progresivamente fue ampliando tanto su aceptación como su centralidad en la discusión política boliviana. Las elecciones de 2005 y 2009 consagraron en las urnas este nuevo horizonte político-cultural-social en Bolivia.

Y serán las elecciones de este 2014 las que harán posible perfilar, para el mediano plazo, las características de esta hegemonía.

Así, permitirán definir algunos nuevos ejes de avance del proyecto de Estado Plurinacional boliviano.

En primer lugar, romper la idea de una hegemonía basada esencialmente en el mundo rural, dado que la opción representada por el MAS previsiblemente se consolidará como una opción también urbana al calor de su avance electoral en todas las ciudades capital del país, especialmente en el Oriente y Sur de Bolivia, hasta ahora bastiones conservadores.

En segundo lugar, consolidar un proyecto policlasista, recuperando y ampliando su presencia en clases medias urbanas que hasta la fecha manejaban —en ciertos grupos— un discurso de exclusión y alejamiento por parte del proceso de cambio y el MAS.

En tercer lugar, una incorporación territorial del oriente boliviano a este proceso, especialmente del Departamento de Santa Cruz, que se constituyó durante el intento de golpe cívico prefectural de 2008 en la región desde la cual operaban con mayor respaldo los sectores conservadores y reaccionarios de Bolivia.

En cuarto lugar, estas elecciones permitirán consolidar, de manera definitiva, el rumbo de la economía boliviana. Esta encuentra en el Estado su principal actor y en la redistribución social de los excedentes su principal herramienta para la mejora de las condiciones de vida de los bolivianos.

En definitiva, la población boliviana llegará este próximo 12 de octubre a las urnas con la capacidad de consolidar los avances realizados hasta la fecha por la misma sociedad boliviana y apuntalar conceptos clave de este proceso: Estado, redistribución, desarrollo y unidad nacionales. 

Manuel Mercado Gordillo

Especialista en Comunicación y Marketing Político. Asesor de la Vicepresidencia del Estado Plurinacional de Bolivia.


Agenda
MAYO 6 / FERIA DEL LIBRO

Es La Vanguardia que vuelve

La histórica editorial organiza una presentación de sus nuevos títulos, con la participación de los autores.

Ver nota completa

Ver todos

Búsqueda


Noticias
LA MARCHA POR #NIUNAMENOS

“América Latina es toda feminista”

“América Latina es toda feminista”
El discurso de los medios estuvo en el centro de los cuestionamientos.

Convocadas para repudiar el femicidio y la violencia machista, unas 150.000 personas se dieron cita en la plaza del Congreso. Entre el fervor de las militantes y los cambios que traen las nuevas generaciones.

Ver nota completa

CONCURRIDO ACTO EN LA FERIA DEL LIBRO

Editora La Vanguardia celebró su relanzamiento

Editora La Vanguardia celebró su relanzamiento
Oscar González habla en la presentación de su libro

Con la presencia de autores, colaboradores, compañeros y amigos, la legendaria editorial socialista dio a conocer sus nuevos títulos.

Ver nota completa

ISABEL ALLENDE CELEBRÓ UN HECHO HISTÓRICO

"Hoy pusimos fin al lucro en nuestra educación"

Multitudinarias manifestaciones juveniles reclamaban estos cambios.

La presidenta del Senado de Chile destacó la importancia de los cambios aprobados, por los que se regula la admisión, se elimina el financiamiento compartido y se prohíbe el lucro en establecimientos educacionales con fondos del Estado.

Ver nota completa

Ver todos

Newsletter

Tiempo de consolidar hegemonía


La Vanguardia Web - Hipólito Yrigoyen 1516 - Piso 5º "O" - CP 1089 - Ciudad Autónoma de Buenos - Argentina
   www.lavanguardiaweb.com

Posicionamiento en Buscadores - eMarketingPro | Diseño Web - NetOne