El programa socialista

El programa socialista

 

Escribe Guillermo F. Torremare

La Vanguardia es uno de los grandes legados de Juan B. Justo.

Su antológico primer editorial, titulado Nuestro programa, que comenzaba expresando “Este país se transforma”, revisa los profundos cambios operados en Argentina durante la segunda mitad del siglo XIX, y analiza la realidad explicando cómo y por qué se da la lucha de clases, cómo y por qué las leyes son hechas en beneficio del propietario, cómo y por qué la política, por ese entonces, era cosa de ricos y aprovechadores.

El texto concluye presentando la misión encarada: “Venimos a promover todas las reformas tendientes a mejorar la situación de la clase trabajadora: la jornada de 8 horas, la supresión de los impuestos indirectos, el amparo de las mujeres y los niños contra la explotación capitalista... Venimos a fomentar la acción política del trabajador argentino y extranjero, como único medio de obtener esas reformas. Venimos a combatir todos los privilegios, todas las leyes que hechas por los ricos en provechos de ellos mismos, no son más que medios de explotar a los trabajadores que no las han hecho. Venimos a presentar las cosas como son, y a preparar entre nosotros la gran transformación social que se acerca. “

La Vanguardia cumplió ese mandato. Nunca dejó de plantear el programa de transformación social ni de impulsar la participación política de los trabajadores y las trabajadoras. Nunca dejó de combatir los privilegios y oponerse a las leyes hechas por los poderosos en su exclusivo beneficio.

El siglo XX fue próspero en transformaciones. A los magníficos avances técnicos y científicos, se agregó el desarrollo de muchas reformas tendientes a mejorar la situación general del pueblo, el trabajador se incorporó activamente a la vida política y los ricos no siempre pudieron hacer las leyes como solo a ellos les convenía. Hasta 1945 el Partido Socialista fue el gran impulsor de esos profundos cambios. Luego Perón —y su amplio movimiento— tuvo el protagonismo, pero la siembra de ideas estaba hecha y por eso es que también a los originarios promotores les corresponde el reconocimiento por lo logrado. Lo mejor de la honda reforma generada por el primer peronismo no habría sido posible si antes no hubiera existido y trabajado el socialismo en el país.

Para no ser indulgentes con nosotros mismos, hay que decir que no siempre desde La Vanguardia interpretamos acabadamente los cambios sucedidos a mitad del siglo XX. Durante muchos años, se confundió las formas con el fondo, lo principal con lo accesorio. Sabemos, y esto vale como atenuante, que fueron equivocaciones de buena fe, yerros inducidos por los tiempos, las circunstancias y los personajes. De nosotros podría decirse lo que Justo dijo de la clase trabajadora al dedicarle su Teoría y Práctica de la Historia en 1910: “sincera aún en el error...”

El progreso social conseguido no fue lineal, hubo avances y retrocesos. La dictadura iniciada en 1976 y el neoliberalismo menemista —y su continuidad durante la breve Alianza— importaron la más aguda contramarcha.

Al promediar la segunda década del siglo XXI, podemos decir, como Justo en la última del XIX, “Este país se transforma”. Las políticas de Memoria, Verdad y Justicia terminaron con un ciclo en que la impunidad fue total y horrorosa. La recuperación de derechos laborales, la generación de varios millones de puestos de trabajo, la existencia de paritarias anuales que permiten defender el valor del salario, la generalización del sistema de previsión social y el establecimiento de la Asignación Universal por Hijo permitieron que los índices de pobreza se redujeran de manera ostensible. En materia de no discriminación, pasamos de ser uno de los último países del mundo en tener divorcio vincular a estar entre los primeros que legislaron el matrimonio igualitario y la identidad de género.

En más de una ocasión, Justo señaló que “los socialistas buscamos el método para elevar el bienestar mensurable del pueblo”. Los logros apuntados, que sabemos insuficientes, transitan ese camino. Es una transformación deseada cada una de las medidas que implican una mejora en el nivel de vida del pueblo. Por eso, desde nuestra identidad socialista, tributaria del pensamiento justista, sin creernos dueños de ninguna verdad absoluta, acompañamos la gestión del gobierno que las generó.

Nos gustaría escribir hoy un programa para este tiempo, que partiendo de lo alcanzado se proponga nuevas metas. Urge achicar la brecha de desigualdad que subsiste en la sociedad argentina, es necesario profundizar la democracia, promover el goce pleno de todos los derechos humanos para posibilitar la dignidad en cada persona. Mucho puede plantearse para andar en esa dirección: organizar la participación de los trabajadores en la administración y las ganancias de las empresas; erradicar la violencia institucional superando las variadas ineficiencias estatales y la brutalidad de las fuerzas de seguridad; dotar a las mujeres de la soberanía sobre su propio cuerpo a través de la sanción de una ley de aborto seguro; son solo algunas de las medidas pendientes.

Atentos a su enseñanza de que “No existe verdadero progreso histórico sin una sensible mejora en el bienestar general de la población”, Juan B. Justo nos sigue convocando a pensar el programa socialista.


Agenda
MAYO 6 / FERIA DEL LIBRO

Es La Vanguardia que vuelve

La histórica editorial organiza una presentación de sus nuevos títulos, con la participación de los autores.

Ver nota completa

Ver todos

Búsqueda


Noticias
LA MARCHA POR #NIUNAMENOS

“América Latina es toda feminista”

“América Latina es toda feminista”
El discurso de los medios estuvo en el centro de los cuestionamientos.

Convocadas para repudiar el femicidio y la violencia machista, unas 150.000 personas se dieron cita en la plaza del Congreso. Entre el fervor de las militantes y los cambios que traen las nuevas generaciones.

Ver nota completa

EVO MORALES COMENZÓ UN NUEVO MANDATO

Hoy “no mandan los gringos, sino los indios”

Hoy “no mandan los gringos, sino los indios”
Falta completar el cambio y profundizar algunas políticas, dijo Morales.

El presidente de Bolivia se comprometió a reducir la pobreza a un dígito en los próximos cinco años. Y destacó la lucha del pueblo, que dejó atrás un estado “colonial, mendigo limosnero” para contar con un país digno.

Ver nota completa

FUE INAUGURADO EL MONUMENTO A JUAN B. JUSTO

Un reconocimiento histórico

Un reconocimiento histórico
Justo desarrolló una intensa acción política y cooperativa.

Con presencia de militantes socialistas, legisladores, dirigentes políticos, sociales, sindicales y cooperativistas, fue inaugurado en la Ciudad de Buenos Aires el monumento que recuerda al fundador de La Vanguardia, el Partido Socialista y El Hogar Obrero.

Ver nota completa

Ver todos

Newsletter

El programa socialista


La Vanguardia Web - Hipólito Yrigoyen 1516 - Piso 5º "O" - CP 1089 - Ciudad Autónoma de Buenos - Argentina
   www.lavanguardiaweb.com

Posicionamiento en Buscadores - eMarketingPro | Diseño Web - NetOne