DE LA PINTADA Y EL ESCRACHE A LA CARTA DE WALSH EN LA ESMA

Cómo se construye sentido

Las marcas urbanas han ido modificándose a la par del escenario político y social. El despliegue de la carta abierta de Walsh en la ESMA es signo de otra etapa, que reconoce su filiación en las pintadas clandestinas de la dictadura y los escraches en tiempos de impunidad.

Cómo se construye sentido
Una estación del subte fue rebautizada con el nombre del autor de la Carta Abierta a la Junta Militar.

 

Las marcas urbanas se remontan a pintadas clandestinas realizadas en plena dictadura. Durante la vigencia de las leyes que garantizaban la impunidad de los genocidas, evolucionaron en intensidad y se tradujeron en escraches e intervenciones materiales en ex centros clandestinos de detención y domicilios de los represores. En un escenario político donde se juzga el Terrorismo de Estado, las marcas y señalamientos de memoria permiten pulsar la disputa por la construcción de sentido del pasado reciente.

Al cumplirse un año del golpe militar, el periodista, escritor y militante Rodolfo Walsh y su compañera, Lilia Ferreyra, habían dejado su casa en San Vicente, al sur del Gran Buenos Aires, para concretar algunas reuniones clandestinas y despachar la Carta abierta a la junta militar, un texto que desplegaba con implacable agudeza las consecuencias sociales, económicas y políticas del golpe de Estado. En ella, decía Walsh: “Quince mil desaparecidos, diez mil presos, cuatro mil muertos, decenas de miles de desterrados son la cifra desnuda de ese terror. Colmadas las cárceles ordinarias, crearon ustedes en las principales guarniciones del país virtuales campos de concentración donde no entra ningún juez, abogado, periodista, observador internacional. El secreto militar de los procedimientos, invocado como necesidad de la investigación, convierte a la mayoría de las detenciones en secuestros que permiten la tortura sin límite y el fusilamiento sin juicio”.

En lo que caracterizó como un “balance de la acción de gobierno”, Walsh denunció la existencia de centros clandestinos de detención. Los denominó, por asimilación a los crímenes del nazismo, “campos de concentración”. Con datos y cifras basadas en información confirmada por diversas fuentes, escribió uno de los documentos más esclarecedores respecto de la dictadura y el objetivo perseguido bajo la excusa de eliminar a las organizaciones armadas. “Veinticinco cuerpos mutilados afloraron entre marzo y octubre de 1976 en las costas uruguayas, pequeña parte quizás del cargamento de torturados hasta la muerte en la Escuela de Mecánica de la Armada, fondeados en el Río de la Plata por buques de esa fuerza”, señalaba en un párrafo revelador, donde daba cuenta del método de los “vuelos de la muerte” con que los represores pretendían ocultar sus crímenes.

Aquella mañana del 25 de marzo de 1977, horas después de dejar su casa de San Vicente, Walsh cayó en una emboscada en la que intervino el Grupo de Tareas 3.3.2. de la Armada. Se sabe que hubo un tiroteo, que se resistió y fue abatido. Su cuerpo fue llevado a la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA). Walsh era una presa codiciada para los militares por su jerarquía en la conducción de la organización Montoneros y por la rigurosidad que ya había demostrado al desenmascarar los fusilamientos perpetrados por otra dictadura, en 1955. Aún se desconoce si murió en el enfrentamiento o llegó vivo a la ESMA. Su cuerpo, jamás fue devuelto a sus familiares. Allí lo vieron algunos detenidos, en el Casino de Oficiales donde estaban las salas de tortura y “Capucha” y “Capuchita”, lugar de cautiverio de los secuestrados.

El 24 de marzo de este año, en el predio de la ESMA recuperado como Sitio de Memoria, se emplazó en homenaje a Walsh su Carta abierta, escrita en enormes placas de cristal y acero. Esa intervención artística, que es a su vez una declaración política inspirada en ideas del artista plástico León Ferrari, está ubicada a metros del Casino de Oficiales donde se vio por última vez al autor de Operación Masacre. Ariel, hijo de León Ferrari, también fue visto por última vez en ese centro de exterminio. En medio del bosque de eucaliptus y a lo largo de 14 metros, la Carta, que recupera la tipografía de la máquina de escribir Olimpia de Walsh, interpela actualizando su denuncia allí, en el espacio físico donde se perpetraban esos crímenes. El historiador francés Pierre Nora afirma que la memoria “tiene su raíz en lo concreto, en el espacio, el gesto, la imagen y el objeto”. Walsh y la Carta, Ariel Ferrari y los 30.000 desaparecidos fueron reivindicados en esa intervención, en esa acción que delimita un sentido preciso en contra de la historia que se quiso imponer, plagada de ocultamientos y sinuosidades.

En las rejas que rodean el predio de la ESMA, hay desde 2004 siluetas que representan a los desaparecidos. Fueron hechas en distintos materiales que, luego de 8 años, denotan el paso del tiempo. Algunas han sido destruidas, en otra demostración cabal de que lo simbólico es otro teatro de operaciones donde la memoria libra sus batallas. Esas siluetas de 2004 son una reverberación y desborde de las que en 1983, bajo el régimen militar, se desplegaron rodeando la Plaza de Mayo y calles aledañas, generando la intervención político-artística más poderosa de la historia argentina, hoy conocida como el Siluetazo. Ambas expresiones, como la Carta, son formas de representación de la herida traumática de este pueblo, la ausencia. Hay muchas otras emplazadas en los lugares recuperados por organismos de derechos humanos, familiares y sobrevivientes a fuerza de lucha y empecinamiento. Configuran también el esfuerzo por desplazar al desaparecido del lugar de víctima al que lo había relegado la Teoría de los Dos Demonios y ubicarlo en su condición de militante y sujeto político.

María Rosa Gómez

Periodista. Coordina el Área de Investigación del Instituto Espacio para la Memoria


Agenda
MAYO 6 / FERIA DEL LIBRO

Es La Vanguardia que vuelve

La histórica editorial organiza una presentación de sus nuevos títulos, con la participación de los autores.

Ver nota completa

Ver todos

Búsqueda


Noticias
LA MARCHA POR #NIUNAMENOS

“América Latina es toda feminista”

“América Latina es toda feminista”
El discurso de los medios estuvo en el centro de los cuestionamientos.

Convocadas para repudiar el femicidio y la violencia machista, unas 150.000 personas se dieron cita en la plaza del Congreso. Entre el fervor de las militantes y los cambios que traen las nuevas generaciones.

Ver nota completa

FUE INAUGURADO EL MONUMENTO A JUAN B. JUSTO

Un reconocimiento histórico

Un reconocimiento histórico
Justo desarrolló una intensa acción política y cooperativa.

Con presencia de militantes socialistas, legisladores, dirigentes políticos, sociales, sindicales y cooperativistas, fue inaugurado en la Ciudad de Buenos Aires el monumento que recuerda al fundador de La Vanguardia, el Partido Socialista y El Hogar Obrero.

Ver nota completa

ISABEL ALLENDE CELEBRÓ UN HECHO HISTÓRICO

"Hoy pusimos fin al lucro en nuestra educación"

Multitudinarias manifestaciones juveniles reclamaban estos cambios.

La presidenta del Senado de Chile destacó la importancia de los cambios aprobados, por los que se regula la admisión, se elimina el financiamiento compartido y se prohíbe el lucro en establecimientos educacionales con fondos del Estado.

Ver nota completa

Ver todos

Newsletter

Cómo se construye sentido


La Vanguardia Web - Hipólito Yrigoyen 1516 - Piso 5º "O" - CP 1089 - Ciudad Autónoma de Buenos - Argentina
   www.lavanguardiaweb.com

Posicionamiento en Buscadores - eMarketingPro | Diseño Web - NetOne